CÓMO UTILIZAR UN DRONE EN TU PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL DE FORMA EFICAZ

Respondiendo las preguntas que siempre te hiciste sobre el uso de un drone en el audiovisual y que nadie te había respondido.

Los drones están abriendo un nuevo mundo de posibilidades creativas en todo tipo de producciones audiovisuales. Hay mucha información contradictoria y algo de confusión acerca de qué se puede hacer y qué no se puede hacer con un drone, así que voy a intentar desde mi experiencia ayudar a productores, realizadores, directores de fotografía, creativos etc., a entender mejor el mundo de los drones para aprovechar bien todas sus posibilidades de forma segura, eficaz y eficiente.

1 ¿Cuales son las posibilidades creativas reales de un drone en un audiovisual?

Pues es cierto que las posibilidades son casí infinitas. Por ejemplo en producciones que no tienen presupuestos muy altos se pueden conseguir imágenes altamente espectaculares a un coste más que razonable, en algunos casos el drone puede darte esos planos que antes se hacían con grúa o cabeza caliente e incluso algunos planos de travelling además de planos aéreos clásicos y combinaciones de lo más variadas. Eso no quiere decir que los drones vayan a sustituir a esos equipos siempre, es una opción más a tener en cuenta y, dependiendo del presupuesto, del tiempo disponible etc., hay que decidir si interesa más una cosa u otra, o mezclar todas. Lo más importante es saber que no todos los drones son iguales, básicamente se pueden dividir en dos grandes grupos:

El de los drones que son manejados por una sola persona, con los que se pueden hacer cosas realmente interesantes pero tienen ciertas limitaciones a la hora de hacer movimientos muy complejos; y el grupo de los drones manejados por un piloto y un operador de cámara que operan de forma totalmente independiente los dos dispositivos. Con este último grupo de drones se pueden hacer movimientos de alta complejidad. Es muy importante saber qué nivel de complejidad tienen los movimientos que queremos hacer para pedir el drone que se corresponde con esos movimientos, así evitaremos frustraciones e incomprensiones de última hora en rodaje. Obviamente tienen precios diferentes. Otra cosa importantísima, y también muy obvia, es recordar que hay que mantener la comunicación con el operador, sí este último proviene del mundo audiovisual será muy fácil aclarar qué se puede hacer con cada drone y así ir al rodaje con total tranquilidad.

2 ¿Cómo hay que preparar un rodaje con drone?

Ya sabemos que en el sector audiovisual hay toda una gama de estilos de organizar el trabajo en un rodaje. Hay quien va al rodaje con un “guión de hierro” y quien gusta de improvisar. En mi opinión personal la improvisación con un drone no es muy aconsejable. Hoy por hoy las baterías tienen una duración bastante limitada, echar a volar un drone sin saber bien lo que se quiere, suele llevar a frustraciones y a someter al piloto a un estrés nada recomendable desde el punto de vista de la seguridad. Pienso que hay que llegar al lugar de rodaje con una lista de planos bien definida previamente y hablada con el operador. Una vez terminada esa lista, si hay tiempo y batería disponible ya se podrá improvisar. Por otro lado – como siempre- es importante localizar bien, lo ideal es llevar al operador de drone como un miembro más del equipo de localización durante la preparación de la producción. Si esto no es posible, es conveniente mantener contacto telefónico con el operador mientras se localiza para definir bien lugares de despegue y aterrizaje, ver qué obstáculos hay en las zonas de rodaje, repasar tiros de cámara etc., nada nuevo. Para esto nuevamente tengo que decir que es importante que el operador tenga recorrido audiovisual para que se pueda comunicar correctamente con el resto del equipo.

3 ¿Cuanto cuesta utilizar un drone en una producción audiovisual?

Es siempre de las primeras preguntas que hace todo el mundo. Yo no voy a poner aquí las tarifas de nadie, pero voy a intentar aclarar qué es lo que pagas cuando contratas a un operador profesional de drone, y después que cada uno saque sus conclusiones sobre cuanto puede, o debe, costar una jornada de drone para una producción audiovisual profesional.

Un operador profesionalmente habilitado debe obligatoriamente cumplir con una serie de requisitos legales que resumo a modo enunciativo: titulación oficial para operar drones profesionalmente, registro oficial en AESA, certificado médico especial y privado anual, habilitación oficial para cada tipo de drone, habilitación especial para poder operar en zonas aéreas controladas con el permiso pertinente y con radio de aviación civil obligatoria, plan de mantenimiento de la aeronave al día, libro de vuelos con registro de cada vuelo realizado y con la exigencia de mantener un mínimo trimestral de horas de vuelo para que la licencia esté en vigor, seguro de responsabilidad civil especial para drones profesionales.

En términos de equipamiento, además del drone y de la cámara que corresponda a su oferta, el operador tiene que invertir en baterías, cargadores, dispositivos de visualización, y una larga lista de accesorios que normalmente tienen un coste elevado, (incluso mayor que el propio drone) y una vida útil relativamente corta. Además hay que añadir que los drones son aparatos de alta tecnología que se quedan obsoletos en menos de 2 años, por lo que hay que amortizarlos en ese período para poder estar al día, si no, el mercado te coloca fuera como pasa en muchos otros sectores relacionados con la alta tecnología.

Y no menos importante es mencionar el peligro intrínseco que hay en el hecho mismo de volar, es decir, cada vez que un drone se eleva, las posibilidades de perderlo, que se averíe, o se estrelle son más altas que las de cualquier otro equipamiento para mover la cámara.

A esto hay que añadir los honorarios del profesional, algo muy subjetivo pues lógicamente habrá operadores de distintos niveles de destreza, sólo dejo una pregunta en el aire ¿después de asumir todos los costes mencionados, queremos en nuestra producción un operador con formación y recorrido profesional en el mundo de la cámara y el audiovisual o preferimos otro tipo de profesional porque es más barato?

Todo tiene un coste y lo miremos por donde lo miremos si queremos tener la posibilidad de utilizar drones en nuestras producciones con resultados óptimos, los costes se habrán de pagar con las producciones que se hagan, que por otro lado, cuanto más numerosas sean, más fácil será para los operadores ajustar sus precios. Aun así la buena noticia es que sale bastante barato si lo comparamos con otros dispositivos para mover la cámara, y ni punto de comparación con lo que costaban los planos de helicóptero.

Otra aclaración, aquí solo se tienen en cuenta los drones manejados por operadores legales, en el mundo del pirateo no voy a entrar, solo decir que quien se quiera arriesgar, debería pensarlo dos veces, las multas son realmente altas y además los resultados pueden dejar mucho que desear por la falta de conocimiento, pues como he explicado, no es todo cuestión de destreza, lo barato puede salir muy caro.

 

4 ¿Dónde puedo rodar con un drone?

Técnicamente hoy por hoy la ley permite a un operador habilitado volar un drone prácticamente en cualquier lugar fuera de zonas de alta seguridad como por ejemplo cerca de una central nuclear o un ministerio. Hay una gran variedad de espacios aéreos en España, cada espacio aéreo tiene unos requisitos dependiendo de su ubicación. Hay zonas donde el operador puede volar simplemente con su habilitación oficial, zonas donde hay que obtener permisos de diferentes instituciones: ejercito, parques naturales etc., zonas relativamente cercanas a aeropuertos o zonas urbanas donde habrá que realizar un plan específico de seguridad para que AESA de su autorización, y en algunos casos, será la torre de control más cercana la que autorizará el vuelo del drone en el momento acordado una vez cumplidos todos los requisitos.

Son los operadores habilitados los que tienen esta información al día y los que pueden gestionar los permisos y realizar los planes de seguridad pertinentes en cada caso, algo que por otro lado lleva su trabajo y eso también está incluido en el precio que pagamos. Lo más importante es manejar los tiempos y los costes de forma racional. Si quieres usar un drone en tu producción, consulta cuanto antes con un operador habilitado sobre las zonas en las que deseas volar para ver que opciones hay, en mi experiencia si se cuenta con el operador a la hora de definir algunas localizaciones siempre se puede encontrar una solución. Después el sentido común es lo que siempre debe prevalecer. Por ejemplo, tal vez no tiene sentido utilizar un drone para grabar en la Gran Vía de Madrid en una producción de un reportaje de informativos, pues es muy posible que el coste de las medidas de seguridad que habrá que tomar superen con creces el coste de toda la producción, nada nuevo en este sector, es lo mismo que si quisiéramos utilizar una grúa de 15 m. de pluma. Algunas veces cuando vemos esos aparatitos que llamamos drones, a menudo bastante pequeños, nos parecen juguetes, y no lo son.

5 ¿Puedo rodar con un drone fuera de España?

Hay bastantes diferencias de unos países a otros. La UE está desarrollando una directiva para poner en común las regulaciones de los diferentes países, pero de momento cada país tiene su regulación, que suele ser bastante parecida a la de España. En teoría un operador debidamente registrado en España puede trabajar en otro país de la Unión Europea siempre que tenga un seguro que cubra los daños que pueda generar dentro del territorio donde va a volar y haga una serie de operaciones burocráticas para “homologar” su licencia ante las autoridades del país en cuestión. En la práctica hay países donde esto resulta muy complicado de llevar a cabo dentro de unos márgenes de tiempo razonables, y otros donde es más fácil. Depende del tipo de producción unas veces será más sencillo buscar un operador en el país de destino y otras veces será mejor trabajar con tu operador de confianza, aunque haya que hacer trámites. Lo mejor es consultar a tu operador para que busque la información, que es relativamente accesible. Muy importante repasar bien la normativa pues algunas veces hay cosas que puedes hacer en España sin permiso y en otro país no, y viceversa.

En el caso de países de fuera de la UE también hay mucha variedad. En general en los países del “primer mundo” hay regulaciones muy específicas más o menos parecidas a las de España con sus matices. Por ejemplo en EE.UU es prácticamente imposible trabajar con un drone legalmente si no hay un responsable con residencia legal en el país, que no tiene por qué ser el piloto que opere finalmente. Luego están los países de África, Asia, Oriente medio, etc., Cada caso es diferente, hay que consultar a tu operador para que averigüe como están las cosas en ese país. Por ejemplo Marruecos es un país conocido por no dejar entrar en su territorio drones procedentes del extranjero. Hay otros países donde todo dependerá de la actitud del policía de turno. La realidad es que se han obtenido imágenes espectaculares con drones en los rincones más perdidos del mundo así que la cosa es ponerse al asunto con tu operador de confianza.

Muy importante tener claro como se va a proceder al traslado del equipamiento. Cada compañía aérea tiene sus normas dependiendo dónde vaya a volar, sobre todo para las baterías que están consideradas material peligroso. Resumiendo: hay que informarse bien.

 

6 ¿Qué calidad de imagen proporciona un drone?

La calidad que tu quieras, así de claro. La calidad es un concepto relativo que incluye muchos factores y en un porcentaje muy alto depende de la cámara que utilices. Hoy en día hay drones que pueden llevar casi cualquier cámara, además los fabricantes de equipamiento cinematográfico han hecho un esfuerzo y ya tenemos equipos ligeros con todo tipo de calidades de imagen. Volvemos al asunto de elegir bien el tipo de drone que se corresponda con tu producción, hoy en día todos los drones pueden grabar en 4K, tenemos drones con cámaras integradas muy transportables con una gran calidad de imagen que tal vez se queden cortas para una gran producción que vaya a ir a pantalla grande, en la que tal vez haya que usar obligatoriamente una RED o una ARRI y para lo cual hay drones más grandes que las pueden llevar. También hay soluciones intermedias con cámaras DSLR con un resultado asombroso, ya todo es posible, pero no todo tiene el mismo coste.

7 ¿Cómo influye la meteorología a la hora de volar un drone para una producción audiovisual?

Hay que decir que influye bastante. Aunque empiezan a salir al mercado drones que aguantan condiciones cada vez más adversas, la mayoría de los drones no pueden operar en condiciones de lluvia o nieve, y muy importante es la velocidad del viento, a partir de 25 Km./hora hay pocos drones que puedan volar de forma segura y a partir de 40 Km./hora de viento lo podemos dar por imposible, salvo excepciones propias de National Geografic…

En mi experiencia hay un porcentaje de planos de drone que se pueden rodar como segunda unidad, quiero decir que si las condiciones meteorológicas son adversas el día del rodaje principal es posible enviar al operador de drone a realizar los planos otro día con las condiciones más favorables, para ello deben ser planos en los que no hay actores involucrados etc., y nuevamente que el operador de drone sea un profesional con recorrido en el mundo audiovisual familiarizado con el lenguaje y la forma de actuar de un equipo profesional de cámara y así interpretar bien lo que quiere el realizador o el director de fotografía.

8 ¿Se puede rodar con un drone en interiores?

Sí, yo personalmente he tenido varias experiencias. Además para eso no se necesita ningún tipo de permiso oficial, solo el permiso del propietario del lugar. Los drones actuales tienen sensores que les permiten situarse de forma bastante estable casi en cualquier lugar. Volvemos al sentido común. La operación será bastante más peligrosa que en exteriores y hay que abordarla con calma, es necesario que haya cierta altura en el lugar y que los obstáculos que haya cerca estén bien iluminados para que los sensores puedan detectarlos bien. A partir de ahí cada operador en cada lugar debe decidir hasta donde arriesga, por supuesto siempre con la zona a sobrevolar totalmente despejada de personas, y asegurándonos de que en caso de accidente no haya peligros añadidos. Algo muy importante a tener en cuenta es que en determinados lugares podemos encontrar interferencias que nos pueden dar un susto o imposibilitar el vuelo en interiores. Mi recomendación en estos casos es siempre llevar al operador a localizar al lugar para comprobar antes del rodaje que no hay interferencias que hagan imposible el vuelo.

Para terminar

Decir que esto de utilizar drones en las producciones audiovisuales no ha hecho más que empezar, que las posibilidades son enormes y que vamos a ir viendo planos cada vez más alucinantes. Quiero animar a productores, realizadores, directores de fotografía etc., a lanzarse a desarrollar los rodajes con drones de la única forma que podemos hacerlo: rodando. Y a entender que estamos ante una herramienta más para mover la cámara, y por lo tanto, qué menos que quien la utilice sea un operador de cámara que ha desarrollado esta nueva destreza como una más, cada vez hay más operadores autorizados que venimos de un recorrido amplio en el sector audiovisual. No creo que sea muy difícil de entender que generar material para una producción audiovisual no es lo mismo que revisar una línea de alta tensión, dicho sea con todos mis respetos.

Juan Luis de No es realizador, productor y operador de cámara y drone en lacamarainquieta.com

Deja una respuesta

Contacto

  • hola@lacamarainquieta.com

  • +34 649699680

Nombre

Correo electrónico

Asunto

Mensaje

Al pulsar el botón de enviar un mensaje mediante el formulario aceptas que el titular de lacamarainquieta.com tratará tus datos personales según lo establecido en nuestra política de privacidad. Los datos e información que nos envíes se tratarán de acuerdo a la Ley Orgánica 15/1999 para poder atender tu consulta, sin que puedan usarse para otra finalidad diferente. Para poder ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, puedes dirigirte a los puntos de contacto señalados en nuestra política de privacidad.

Aviso Legal.

    Política de privacidad y cookies.

© 2018 La Cámara Inquieta - Aviso Legal - Política de privacidad y cookies